• Название:

    Kitaura elbudoca

  • Размер: 0.5 Мб
  • Формат: PDF
  • или

    Entrevista a

    ihan Yasunari Kitaura
    El Aikido sobrio y elegante
    Por: Jordi Sala
    Redacción de EL BUDOKA

    Antes de que diera comienzo el curso de Aikido que iba a
    impartir, Shihan Yasunari Kitaura accedió muy amablemente
    a responder para los lectores de EL BUDOKA a la siguiente
    entrevista. Dicho sea de paso, Shihan Kitaura no es muy
    dado a los interviús, y mucho menos a las tediosas sesiones
    fotográficas, por tanto estamos agradecidos y satisfechos
    por haber conseguido esta entrevista y las fotos que la
    ilustran. Agradecemos por ello la intermediación de los sres.
    Antonio Martín y Luís Núñez, maestros de aikido en palabras
    del propio maestro Kitaura.
    Durante la entrevista, Shihan Kitaura estuvo más abierto de
    lo que cabía esperar, respondió no para cubrir el expediente,
    sino que dejó hablar a su parte más íntima, aqu "
    aprendió el Aikido auténtico de Moríhei Ueshiba y de su hijo
    Kisshomaru. Estas fueron sus palabras:

    Díganos maestro, bajo su punto de vista ¿cómo ve el
    Aikido actual?
    Yo lo veo inmerso en un proceso positivo. El Aikido ha sido
    siempre una actividad, digamos, moderada, si no, modesta.
    No ha alcanzado la expansión popular de, por ejemplo, el
    Karate, el Judo, o incluso el aeróbic, por citar una disciplina
    más moderna. Pero, como usted puede ver, más de la mitad
    de los asistentes a este seminario no son, digamos, chavales, eso quiere decir que ya llevan años y años practicando
    esta disciplina. Individualmente siguen con ánimos.
    Sinceramente creo que, lentamente, se está expandiendo.
    Además todavía no ha experimentado ningún descenso, y
    eso es bueno.
    El Aikido puede calificarse como deporte, es decir, es una
    actividad física como otras Artes Marciales pero, ¿cómo
    diría?, es una actividad también interior. Aquellas personas
    que lo practican, en su lugar de trabajo o conduciendo su
    coche u otra actividad y están pensando en Aikido, en cierto modo están practicándolo interiormente, entonces esto
    permite esa continuidad e Interés continuado, permanente.
    ¿Cuál es su idea del Aikido Tradicional?
    Yo me considero más bien tradicionalista, en el sentido de
    que tengo interés en que la esencia de nuestra disciplina
    perviva y eso creo que es el principal interés de la mayoría

    Shihan Yasunari Kitaura
    y Luís Núñez.

    de los seguidores de esta disciplina, aunque con el tiempo
    nosotros mismos experimentamos cambios, recibimos
    influencias de todo tipo, pero fundamentalmente intentamos
    recordar los puntos más importantes, los principales, que
    conforman el aikido.
    ¿Los pilares del Aikido?
    Exactamente.
    Decía Kisshomaru Ueshiba que en Aikido un físico
    poderoso o una tremenda
    fuerza muscular no son
    imprescindibles, lo que
    realmente importa es la
    unificación del cuerpo y el
    espíritu ¿Cómo se lo explicaría a una persona que
    no conoce el aikido?
    (Shihan Kitaura sonríe) Esto
    no es más que decir que con
    un buen conocimiento del
    Aikido tú puedes derribar a
    un hombre muy corpulento,
    con mucha fuerza, etc., si se enfoca de esta manera el Aikido
    se convierte en algo, digamos, fantasmagórico, milagroso,
    es decir, no es real. Tenemos nuestras condiciones físicas,
    cada uno las suyas, pero el enfoque no sería éste...
    Centrándonos en esta frase por la que usted me preguntaba, si ponemos todo nuestro interés en cómo
    unificar en lugar de rivalizar, en lugar de colisionar con otra fuerza potente, intentamos
    integrarnos en ella y -desde dentropodemos transformar, es decir, no
    es un argumento filsófico-literario, es un enfoque muy concreto.
    Trabajando así, no enfrentándonos a aquella fuerza que de lo
    contrario nos aplastaría, nos convertimos en núcleo del conjunto de dos
    fuerzas. A partir de este momento aquella fuerza ya no es enemiga, si no que se convierte en
    nuestra propia fuerza. Pero repito, este es el
    enfoque, no es una magia con la que pensando así podamos conseguir nuestro objetivo,
    esto es mas bien una fantasía. Es una forma
    de trabajar con la que se logra ir construyendo poco a poco y alcanzando esa idea.
    Y la respiración, ¿qué papel juega en
    el Aikido?
    La respiración en el sentido normal es
    fundamental, pero cuando hablamos de
    la respiración en el ámbito del Aikido no
    nos referimos al intercambio gaseoso en

    los pulmones, si no que nos estamos refiriendo a esa fuerza
    Interior que denominamos Ki y la propia acción misma, que
    es como una respiración, es decir, no se enfoca como una
    simple acción mecánica en la que un cuerpo sólido se dirige
    contra otro cuerpo sólido en el espacio de la acción. No es
    así, si no que vemos el mismo espacio como elemento integrador y nuestra acción -como antes decíamos- como esa
    unificación, esa integración de fuerzas ajenas, como la respiración, quiero decir que en lugar de confrontar, chocar:
    respirar, ahí está la cuestión.
    Es una sabiduría primitiva, muy antigua; esa metáfora de la
    respiración es un punto de partida, pero en la actividad no es
    una simple metáfora, si no que se experimenta realmente.
    Para explicarlo debemos recurrir a la citada metáfora, por
    que la función pulmonar es una cosa relativa. A veces, una
    acción enérgica puede hacerse interrumpiendo el aliento,
    Incluso un buen rato, de forma sostenida, ahí no hay esa
    Identificación con la función pulmonar... cuando el movimiento es grande y enérgico debemos respirar ampliamente y la acción cobra ese sentido de respiración.
    Mucho se ha hablado sobre el Ki ¿qué nos puede explicar al respecto? ¿Debemos perseguir la energía Ki, o
    con el tiempo y la práctica seria ya nos llegará el
    momento?
    Ki... brevemente... como sustancia, como un ente, si eso se
    intenta investigar nos perdemos en la selva filológica y eso no
    nos interesa por que como antes decía es una sabiduría, y es
    una sabiduría porque no es pura fantasía. Es aquella idea que
    germinaron los pioneros en el origen. Entonces, y aunque el
    Aikido es moderno, creo que el concepto Ki en nuestro arte
    marcial es algo muy vivo y real. No lo podemos sustituir por
    otros términos como energía, fuerza, armonía, etc., no lo
    podemos sustituir, se necesita ese concepto realmente por
    que está muy vinculado a la mente humana, es decir, no
    podemos concebirlo como algo sustancialmente Independiente. Si se transmite así perdemos, fallamos en nuestra actividad y se convierte en algo inútil, algo que no sirve, si no todo
    lo contrario, arruina todo el esfuerzo necesario.
    Sucede con el concepto K¡ lo mismo que decía de Kokyu, la
    respiración y otro concepto importante, el Hará, en vez de
    hablar de pulmones, ríñones, cerebro, hablamos de estos
    otros conceptos, pero todos ellos son necesarios a la hora de
    actuar con rigor, con precisión, durante nuestra acción, nuestra ejecución. Para ejecutar una técnica, si no hay esta noción
    de Ki, Hará, Kokyu, todo se mecaniza y deja de ser Aikido.
    ¿Cree necesario practicar el Misogi? Un occidental,
    con su mentalidad tan diferente a la oriental ¿entiende la dureza que requiere?
    Misogi es un término Shintoísta. Yo personalmente no lo
    practico demasiado. Pero viendo lo real, lo positivo, es una
    cosa muy bella por que no sólo limpia tu cuerpo, si no que
    intenta purificar tu alma a través del ejercicio corporal.
    A diferencia de los "Ejercicios Espirituales" de San Ignacio

    de Loyola, que son también algo
    muy duro, Misogi es optimista,
    muy optimista, es decir, ejerciendo
    un buen pensamiento acompañado del ejercicio, uno depura, se
    purifica y se convierte casi en un
    pequeño Dios, en un pedacito de
    Dios... es como esa minúscula gota
    de rocío que brilla sobre la hoja de
    una planta. Te conviertes en algo
    que brilla. Todo este proceso es
    fundamentalmente optimista: es
    el concepto de pecado ausente. Es
    decir, tú puedes lavar tu "indigestión" (se ríe). Yo le veo un aspecto
    positivo para un teólogo religioso
    que no se lo toma a broma, pero
    probablemente, probablemente,
    esta forma de vivir inocente, en
    cierto modo, si conlleva un acto,
    digamos, de sufrimiento, es también una cosa buena.

    Shihan Yasunari Kitaura explicando el t
    bajo que iba a desarrollar durante el cur

    ¿En qué año conoció al maestro Ueshiba?
    Yo le conocí los últimos meses del año 1959.
    ¿Cuánto tiempo practicó en el Dojo de Ueshiba?
    Yo vine aquí en 1967, por lo tanto unos siete u ocho años,
    aproximadamente.
    ¿Qué responsabilidad o función tenía encomendada
    en ese Dojo?
    No, no, ninguna. Yo sigo por azar, por puro azar enseñando
    Aikido, puesto que no era esa mi intención. Yo enseñaba por
    mandato de Kisshomaru Ueshiba y tuve esa breve experiencia con algunos grupos, pero esto no como una dedicación
    intensa. De todas formas me lo tomaba con mucho interés
    por que el Aikido siempre me había atraído pero no pretendía ser... un "maestro" (se ríe, no quería usar esa palabra).
    ¿Cuáles son sus relaciones con el actual Doshu, el
    nieto de Ueshiba?
    Mis relaciones son correctas, de todos modos como te decía
    yo aún no me concibo como un maestro, yo enseño lo que
    he aprendido, pero yo tengo conciencia de responsabilidad
    frente a los amigos que se relacionan conmigo a través del
    Aikido y también con el fundador y el fallecido maestro
    Kisshomaru Ueshiba. Han sido amables conmigo, entonces
    yo trato de mantener a través de los acuerdos unas relaciones cordiales.
    He leído que el Aikido enseñado por Kisshomaru es en
    general expansivo y dinámico ¿está usted de acuerdo?
    Estoy de acuerdo, era una persona realmente con un espíritu
    muy decidido, muy fuerte. Padeció una enfermedad muy grave

    y tuvieron que extirparle una parte de su cuerpo y tenía realmente una condición física muy favorecida... hablaba, sin
    micrófono, con una voz que llegaba nítidamente al fondo del
    polideportivo y cuando actuaba realmente era algo magnífico.
    Sin duda dejó en nosotros esa imagen extraordinaria.
    Y el aikido de Yasunari Kitaura Sensei ¿Cómo podríamos definirlo?
    Yo no me considero heterodoxo, antes decía que yo respeto
    la tradición e intento que las cosas básicas que se han enseñado siempre, pervivan, por que creo que el Aikido tiene
    este, modesto, aspecto. Repito, desde el punto de vista
    social, capaz de meterse en el corazón de algunos muy profundamente y echar raíces, gracias a estas cualidades fundamentales del Aikido. Si esto se evapora, aunque algunos
    se fascinen, comienza a descomponerse, por eso entre todos
    ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ _ estamos
    intentando,
    4É&B
    digamos, retenerlo. Es
    ,*•

    una actividad que se
    practica, pero desaparece, no es como la pintura. Un cuadro que tú
    has podido pintar hace
    veinte años sigue aquí,
    pero la práctica del
    Aikido de hace veinte
    años, aunque algunos la
    filmen, esa práctica en
    sí desaparece y eso ocurre cada día. Entonces
    hay que tener cuidado
    de que esa vida no se
    convierta en una rutina
    aburrida.

    ¿Cuál es su método de enseñanza?
    Lo que antes te explicaba: centrarnos en cómo integrar,
    unificar y esto como consecuencia, como resultado de
    este esfuerzo, creo que lo podemos llamar genuinamente Aikido, hay una unificación de Ki, hay un método de
    unificar Ki. Entonces yo creo que esto, fundamentalmente, no se desvía de la tradición.
    Trabaja usted con armas ¿lo cree necesario?
    A veces, como este maestro exige, entonces... (señalando a
    los maestros A. Martín y L. Núñez).
    ¿Cree usted que es imprescindible, un complemento...?
    Es una parte imprescindible en el sentido de que podemos elaborar, entender algunas facetas con mayor claridad, por que lo llamamos Ki, pero no es una idea abstracta de Ki que emana como un vapor, no es así. Si no
    tiene su precisa orientación, igual que la mente humana,
    precisa no sólo de orientación para alcanzar esa vivacidad. Y todo esto está muy bien representado en el trabajo con armas, espada y demás. Este trabajo materializa muy bien este sentido al que me refiero.
    ¿Qué le parece la existencia de los numerosos grupos
    de Aikido de la actualidad y de la rivalidades entre
    unos y otros?
    Bueno, esto también, mientras no se descomponga el propio
    Aikido, es una cosa positiva. Y lo es porque digamos que se
    intentan abrir distintas facetas. Repito lo que antes decía: hay
    que retener aquellas cosas que nosotros consideramos esenciales, si esto se margina esta diverslficación se convierte en
    una descomposición y la consecuencia es la desaparición.
    No le molestamos más maestro, muchas gracias.

    Yasunari Kitaura, un personaje polifacético...
    Yasunari Kitaura Shihan es todo un personaje: crítico de
    experto en El Greco, ha escrito diversos libros de diversas tei..
    cas, desde la historia del arte de China hasta uno sobre El Greco y
    la génesis de su obra; pero el que más nos atañe es "La Plenitud
    I
    del Vacío" de 1999, una obra que contiene ensayos sobre Aikido y
    otros aspectos de la cultura nipona.
    Fue discípulo directo del fundador, Morihei Ueshiba y de su '
    Kisshomaru Ueshiba.
    Desde 1967 reside en España y es el primer maestro japonés que hubo en Españ;
    como representante del Aikikai. A día de hoy dirige la Escuela de Aikido Ametsuchi
    (c/ Las minas, 17, Madrid) y la Asociación Cultural Aikikai de España (ACAE). Debe destacarse que ha formado numerosos expertos en esta disciplina.
    Licenciado por la Universidad de Waseda (Tokio) y doctor por la Universidad Complutense de Madrid, es un
    reputado historiador del arte a la vez que Shihan (7 o Dan) de Aikido.